Posteado por:
birbiana
Novato


PROMOTION APPLE

Todos los empresarios del mundo sueñan con que sus productos sean como los de Apple: talismanes. Porque Apple no fabrica productos sino talismanes. Tienen un poder mágico pues sus tenedores adquieren poderes superiores a los demás. Los teléfonos, los ordenadores, las tabletas de Apple han logrado entrar en el terreno de lo pseudoreligioso gracias a esa combinación de diseño, eficacia y utilidad.

Cuando se tiene un producto talismán no hace falta hacer mucha publicidad. Ahí estamos millones de periodistas hablando de ello, llevándolo a la portada, creando un halo mágico… Y lo hacemos porque millones de personas de todo el planeta están pendiente de las novedades de este fabricante de cosas extraordinarias.

¿Cómo se hace eso? Creo que hay algunas reglas.


1.- Hazlo fácil: Apple se dotó de ratones para hacer más cómodo el movimiento de las manos. Creó los iconos sencillos para que la gente reconociera una papelera, un disco o una carpeta. Sus ordenadores se encienden rápidamente. Lo mismo ha hecho con sus móviles y tabletas.

2. No falles: el sistema operativo de Apple es muy fiable contra intrusos. No se cuelga apenas. Y eso se aplica a los ordenadores y a los móviles.

3. Hazlo bonito: el diseño diferente, original y arriesgado ha hecho que los clientes ‘se enamoren’ de los productos de Apple a primera vista.

4. Hazlo útil: fabrica cosas que necesite la gente en masa.

5. Hazlo fuerte: los que tienen aparatos de Apple saben que su duración es más larga que los demás.

Muchos de ustedes dirán que esas cualidades las tiene una cuchara de IKEA. Es fácil de usar, no falla, es bonita (con diseño sueco), es útil y encima duradera.

Es que me faltaba mencionar la sexta y la séptima cualidad. Detrás de esto hay una inversión descomunal en ingenieros, desarrolladores y diseñadores. Hacer las cosas fáciles es muy difícil. Y sobre todo, hace falta el temperamento de un capitán que vea océanos donde los demás solo ven montañas.

En una entrevista concedida a la revista Fortune en 2008 que publicó la revista Capital, Steve Jobs dijo algo que resumía un poco de esa magia. Le estaban dando vueltas a la idea de fabricar un móvil, pero muchos de los desarrolladores se oponían. ¿Apple? ¿Teléfonos? Oh, no. Nosotros fabricamos ordenadores no teléfonos.

Jobs veía una oportunidad de negocio porque cada año se vendían en el mundo mil millones de móviles. Pero la mayoría de la gente se quejaba porque no funcionaban bien y se estropeaban. Apple tenía la tecnología del sistema operativo que no fallaba. Solo había que fabricar un móvil con esa tecnología. Jobs quería además un móvil que “enamorase a la gente”, algo que requería del arte de un gran diseñador. Y que fuera fiable.

Jobs al final zanjó las discusiones: “Tratemos de hacerlo”. Poco después nació el iPhone, que se convirtió en una máquina de ganar dinero. Miles de personas hacían cola para obtenerlo. Luego vinieron los iPad y ahora la humanidad espera un nuevo lanzamiento como quien espera la llegada de Moisés con las Tablas de la Ley.

Así se fabrica un talismán.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!

Usuarios on line
Miembros
Posts
comentarios
Siguenos en